RSS

A Contra Blues & Cataplausia by Carlos Cruz

18 Nov

Algún que otro comentario sobre el concierto del sábado pasado de A Contra Blues, o cómo salir satisfecho de un concierto sin apenas proponértelo.

 acontrablues

Ir a ver un concierto e irte del lugar con plena satisfacción no es nada fácil para nadie, tanto en los grandes espectáculos de tu grupo favorito como en las actuaciones semestrales de la escuela de música de tu sobrino. Yo no creo que sepa cuál es la clave para conseguir que el público salga satisfecho de un concierto (ni como audiencia ni como músico), y de hecho pienso que quien crea que la sepa está más confundido que nadie; pero hoy he salido muy satisfecho del concierto de A Contra Blues en Circus, así que explicaré lo que ha ocurrido para quien quiera investigar al respecto.

 

Aunque sé que tienen una larga historia a sus espaldas, no conozco prácticamente nada del recorrido de A Contra Blues, así que más vale aclarar que aquí no se reflexionará sobre su evolución, o sus mejores y peores momentos. Pongamos que lo que importa es el aquí y ahora (es decir, el 16 de Noviembre de 2013 en Circus). Otra cosa que también sé es que la calidad técnica del grupo es indiscutible, así que pasaré por alto cualquier discusión al respecto, sinceramente, no me parece relevante. Su calidad artística, creativa y expresiva -virtudes mucho más difíciles de encontrar-, no sólo es equiparable, sino casi tan evidente, y para más de uno, superior.

 

¿Qué tocan los A Contra Blues? No es tan sencillo como lo del caballo blanco de Santiago. De hecho, si su nombre no incluyera “Blues”, a lo mejor no lo mencionaría ni una sola vez en estas líneas. Pero si es cierto que hacen blues, con lo que de verdad han acertado es con el “A Contra”. Probablemente ese sea el gran valor de esta gente. Lo mismo le parten el corazón a los que ven en el blues la viva imagen de un mueble de anticuario, que callan la boca a los más puristas del género con arreglos impecables no faltos de genialidad. Eso es Blues, con mayúsculas, música sin escrúpulos: a veces tan azul como la triste banda sonora de los esclavos del algodón, otras tan excitante como para poner en marcha todas tus articulaciones. En algunas canciones mueves los tobillos y asientes con la cabeza, en otras añades rodillas, codos y hombros. Si su hechizo te llega a la pelvis, estás perdido el resto del concierto.

 

Uno de los guitarras, con su Les Paul colgando, además de tener gran habilidad para dar con el sonido que en cada momento te pide el cuerpo, suelta una corriente cálida y melosa con la que tu cerebro se desplaza suavemente de un lado a otro de tu cavidad craneal. El otro guitarra, arañando su Telecaster, puede enamorar a cualquiera que, como yo, vea en él un híbrido entre el George Harrison de los primeros Beatles y el más lúcido Joe Strummer; o a cualquier otro que quiera ver a un guitarra efectivo, con sobredosis de carácter y capaz de mantenerte clavado en el ritmo de cada tema, paseando entre los compases lo mismo a pie de elefante que de gacela. Y, ojo, pueden desencajarte la mandíbula si se alternan uno y otro en un frenesí gustosamente controlado, tal y como han hecho para el regocijo del personal.

 

Entre temas propios y versiones creo que voy a destacar una de cada. Como versión, la del clásico de Chuck Berry, You Never Can Tell, sustituyendo el genuino baile de Mia Wallace y Vincent Vega en Pulp Fiction por el sinuoso contoneo de un hawaiano surfeando el caribe sobre un Mustang. Algo así, o te hace bailar, o te hace sonreír, o tu cráneo necesita ser trepanado. Y de las canciones de A Contra Blues, entre varias donde elegir, ha venido a ser la última del concierto, Chances (que además da título a su último disco), la que me ha hecho hablar de satisfacción post-concierto en este artículo. Un buen regalo a los fans del “A Contra”: Joan Vigo parece manejar tu respiración con la fricción del arco sobre las cuerdas del contrabajo, mientras el “Blues” muta en plácida Psicodelia que, como el café con azúcar, lo mismo excita que relaja. Francamente agradable.

 

Además, sería muy injusto no hablar de Cataplausia, el grupo que ha abierto la noche en Circus, y más teniendo en cuenta la grata sorpresa que me he llevado con ellos. Empezaré con las mismas reglas de hablar sin conocer la trayectoria de estos músicos, y dando también por sentada su calidad como tales. Son un trío: a la guitarra, Héctor, nexo entre Cataplausia y A Contra Blues; al bajo Pasto, a quien no conozco ni personal ni profesionalmente, pero del que sólo he escuchado los mejores elogios en ambos aspectos (y, al menos en lo que a la música concierne, he podido dar fe); el batería, a quién sí he podido saludar y conocer, acolcha guitarra y bajo no sólo con precisión y tempo constante, sino también con mucho gusto y un tacto tan sólido como para contraer tus labios y cejas en señal de eterna gratitud.

 

Los escucho, canción tras canción, y me balanceo entre Frank Zappa y Black Sabbath, con unas letras de estilo -y me lo voy a inventar- místico-gamberras, perfectamente articuladas con la música, y esto me parece trascendente porque tambiénresulta difícil de encontrar. El grupo funciona solo con buenos músicos, pero para que cuaje en tus entrañas hace falta la sinceridad de Pasto en sus canciones, su forma de interpretarlas y el carisma del que hace gala cuando canta un agudo deliciosamente frágil sobre la base más tenue de un acorde mantenido durante todo un compás, o sobre sus cuatro tiempos marcados por un plato discreto. Si la música fuera tu ropa, sería casi como cantar desnudo.

 

En fin, he salido muy satisfecho de este concierto de Cataplausia y A Contra Blues, de hecho, estoy escribiendo esto poco después de acabar el bolo, así que, para sersinceros, aún no he salido. No es fácil ir por ahí y encontrarse un concierto así, aunque, como siempre, si es en Circus, las probabilidades aumentan. La semana que viene Rosendeando y 11 Varas el viernes, y Atrako A Mano Armada el sábado celebrando su 15 aniversario. Tal vez no sea tan difícil.

 

by Carlos Cruz
 
Deja un comentario

Publicado por en 18 noviembre, 2013 en conciertos pasados, Reseña

 

Etiquetas: , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: